miércoles, 7 de diciembre de 2016

Carlos Enrique Pellegrini, y el noble origen de Parque Patricios

Charles Henry Pellegrini, había llegado a Buenos Aires en 1828, con sus títulos de Ingeniero y Arquitecto de la Escuela Politécnica de París. 

Su breve paso por la Dirección de Ingenieros Hidráulicos concluyó en 1829, y debió dedicarse a los retratos y acuarelas, para sobrevivir. Lo hizo tan bien que sus acuarelas son las mejores imágenes de aquel Buenos Aires y ganó buen dinero que le permitió luego desarrollar su profesión. Su proyecto de Aduana semicircular, si bien no fue el definitivo, sirvió de base al posterior de Taylor; proyectó y construyó el primer Teatro Colón, frente a Plaza de Mayo, pero sus intentos de producir obras en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, habían fracasado con los dos puentes que entre 1856 y 1857, se había llevado el Riachuelo. Pero iba a tener su revancha. 

Gran conocedor del ambiente de los mataderos que había reflejado en acuarelas como la que se observa; en 1869 desarrolla el proyecto de Matadero para el sitio donde ya funcionaban los Corrales del Sur. 

El detalle de su memoria no deja lugar a dudas de que es el autor del proyecto y presupuesto del Matadero que sería núcleo poblador de Parque de los Patricios, aunque debió esperar el brote de fiebre amarilla de 1871, para que se concretaran las obras, inauguradas el 11 de noviembre de 1872. 

Hemos escaneado con alta fidelidad los textos para que puedan ampliar y copiar el exhaustivo informe de quien fuera padre del Presidente de la República entre 1890 y 1892. Agregamos nuestra infografía del Matadero de los Corrales, en plena actividad.













Como primer detalle de la Memoria del Matadero hecha por Carlos Enrique Pellegrini, recién volcada, debemos decir que la conducción de agua por Caseros solicitada por el autor, se hizo efectivamente pero tuvo contratiempos. 

Enrique Puccia encontró en 1883 el pedido de una panadería sobre la calle Rioja, de usar agua de pozo, por cuanto el caño que iba al matadero (único en la zona) había sido pinchado a lo largo de Caseros y el fluido llegaba sin presión. Y fue autorizada.


Enrique García, uno de los primeros habitantes de la Casa Colectiva Valentín Alsina (Caseros y 24 de Noviembre), reporteado por nosotros con 96 años en 1998, recordaba que aún al llegar al barrio en 1916, existía un surtidor único de agua en el medio del Parque.
Como segunda apostilla a la Memoria de Pellegrini sobre el Matadero de los Corrales, diremos que sus críticas al ya previsto ramal del Ferrocarril del Oeste al Matadero para llevar las mercaderías hasta el Mercado del Oeste (actual Plaza de Miserere) en favor de la distribución por carros, fue considerada, pero como ya el ramal estaba estudiado y comprometido, se lo inaugura en 1873, para servir a la deposición de basuras por detrás del Camino al Puente Alsina, o sea a La Quema de las Basuras. 

Es decir que ese Mercado del Oeste, pasó de recibir las piezas de carne, a hacerse cargo de todas las basuras urbanas, que luego se trasladaban en siete viajes diarios. Tal cual lo previó para la carne Pellegrini, tambien fue reemplazado por los carros el tren de las Basuras, último servicio de "La Porteña".

No hay comentarios:

Publicar un comentario