viernes, 24 de julio de 2015

El Barrio de las Ranas visto por los franceses antes de 1912

SEM


En 1912 un francés apodado SEM publica en París un folleto titulado " Les Possedées", donde refleja lo que el denomina "Faubourg des Grenouilles" que no es otra cosa que "Barrio de las Ranas" en su versión francesa.

La pintura que hace de esos personajes y de esos parajes degradados y nauseabundos, es de una fuerza y realidad asombrosa, al punto que nadie podría creer que el autor nunca haya conocido tal lugar o tales personas.

SEM, cuyo verdadero nombre era Georges Goursat, era un humorista y folletinero, del que no se registra ningún viaje transatlántico, y sin embargo pudo escribir el siguiente texto, transcripto y traducido en su momento por la Academia Porteña del Lunfardo, en 1997, por obra de Nardo Zalko: después de mostrar el entusiasmo conque las mujeres parisinas se entregaban con sus hombres al compás de un tango, tratando de pintarles el turbio origen de esa música:

(Si se desea ampliar las imágenes, tocar con el mouse sobre ellas, o copiar y luego ampliar con las herramientas de cada usuario)

 

15 de Abril de 1912, París.


 

 

 Para cerrar diciendo:

 

 

 

 

Jules Huret:


Sin embargo, y pese a que estas publicaciones fueron reunidas y republicadas en 1923, en el libro "La Ronde de nuit", ese texto implicaba en sí mismo un directo plagio del trabajo de su compatriota Jules Huret, que sí había hecho viajes a América del Norte y del Sur, llegando en 1909 a la Argentina y publicando sobre el mismo tema, en medio de un puntilloso detalle de la Buenos Aires de aquel entonces:

Buenos Aires 1909:

 

 

Y todavía agregaba, antes de recorrer los barrios del sur de Buenos Aires con el propio Intendente:

 
 
 
Debe dársele el crédito entonces a Jules Huret, de haber mostrado a los franceses (y especialmente a las francesas) el turbio barrio de las Ranas que Huret llama Quartier des Grenouilles, y SEM Faubourg des Grenouilles, pero se le acreditará a SEM, haberlo caracterizado como el lugar de nacimiento del tango, avance al que Huret no se animara. Algunos comentarios que aparecen en el texto de SEM, y no en el de Huret, pero con base en la realidad del "Barrio de las Ranas", parecerían demostrar que además SEM puede haber recibido otras informaciones, con las cuales completar su folletín. Y reconozcamos que la mención de pobladores del lugar que hace Huret, llamándolos indígenas, no es una ficción por su apariencia sino una posible observación real, ya que desde 1881, vivían en el sitio donde luego se levantara la plaza José C. Paz y el "Barrio La Colonia", un grupo de aborígenes instalados en ese lugar por solicitud del Perito Moreno, encabezado por una mujer de nombre Bibiana García, que fuera fotografiada y reporteada en Caras y Caretas en 1907.
 
Investigación del Ingeniero Manuel Vila
Julio de 2015.

martes, 21 de julio de 2015

Ringo Bonavena, el "Guapo de La Quema"

El Guapo de la Quema


 Los porteños vibrábamos con otro gladiador, Victor Galíndez, que entregando literalmente su sangre, escribía para el boxeo argentino una de sus páginas gloriosas, cuando empezó a correr la noticia, a la que nadie quería dar crédito; en un oscuro prostíbulo de Reno Nevada , habían matado a Oscar “Ringo” Bonavena.
Pensamos en un informe sensacionalista, hasta en una nueva broma de ese “pibe grandote” que era Oscar; pero las agencias confirmaban lo que n...adie quería escuchar, una bala había terminado con su vida.
 
 

 Como si la muerte nos alcanzara a nosotros, repasamos en un instante, los flashes que caracterizaron su vida singular: el mordiscón que terminó con su carrera amateur, el duelo desparejo con Peralta, las caídas de Frazier y Mildenberger, su rostro desfigurado después de Jimmy Ellis, el “Pío Pio Pa”; y su batalla frente a Cassius Clay, ya transformado en Muhammad Alí.
 


 Volvimos a salir con él en ese quinto round, en el que el más grande había prometido noquearlo, y pegamos con él esa derecha que puso de rodillas a la historia del Boxeo, haciéndonos creer que se hacía realidad esa “esperanza blanca” de la que hablaban los norteamericanos.
 
 
 

 Nos pareció estar a su lado cuando al volver al rincón, vencido en ese último round, solo preguntó a los Rago: _”¿Guapeé?”
 
 

Había peleado con una leyenda, hubiera ganado fortunas de superar ese round, pero su corazón puro de La Quema, en el momento en que otros sacaban cuentas del dinero que podía haber logrado, solo necesitaba saber si había estado a la altura de esos guapos que en los Viejos Corrales, de donde provenía su estirpe, morían en silencio, y sin delatar a su agresor….sólo le interesaba saber si había guapeado.
 

 Y volvimos al momento de su muerte; anunciada por sucesos previos, prevista por él mismo de acuerdo a algunas cartas que enviara, innecesaria para algunos que juzgaron con el diario del lunes, porque cualquiera en su lugar hubiera emprendido la retirada ante tales amenazas, pero ….era “Ringo”, el que se levantaba aunque le volvieran a pegar antes de armar la guardia, el que desafiaba al más grande sin temor alguno, el que se la bancaba allí arriba “donde estaba solo y le sacaban hasta el banquito”.
Y supimos luego que fue de frente a la muerte, que tenía forma de fusil capaz de matar rinocerontes, de un solo tiro, porque como un rinoceronte Oscar aún herido, hubiera despedazado a su matador, si erraba ese tiro.
Y lo imaginamos ya caído, preguntándonos a todos como en aquella noche del Madison Square Garden: _”¿Guapeé?
 

 Nuestro egoísmo por seguirlo teniendo entre nosotros, no nos permite aceptar lo que para él era un dictado, los guapos nunca huyeron de sus compromisos, aunque se preanunciaran como fatales.
Era su ley, y con ella pasó a ser leyenda.


Manuel Vila