viernes, 17 de marzo de 2017

Testamento Político de Leandro Alem (1/7/1896)


En 1986 a 90 años de la muerte (suicidio) de Leandro Alem, hicimos un ensayo, tratando de analizar párrafo a párrafo una carta que dejara para sus amigos, a modo de testamento político, buscando las razones de su trágica decisión.


La forma encriptada de sus expresiones, admite variadas interpretaciones, y fuimos tras ellas, sin tener en claro si  hemos logrado captarlas en toda su magnitud.
El texto original a máquina, con alguna corrección a mano, quedó entre los papeles donde tratábamos de expresar nuestra admiración al "Viejo Caudillo"


En 1996 a 100 años de la muerte, retomamos el texto y ya con otra "Olivetti" más moderna en los tipos, pero quizás menos legible, elaboramos un "prólogo" que intentando enmarcar social y psicológicamente el suicidio, y sus razones, apuntaba a una publicación que nunca intentamos.



Hoy ve la luz, en esta nueva herramienta que son las redes sociales, esperando de los lectores, indulgencia frente a los tipos de ambas máquinas, y al presuntuoso intento personal de interpretar el pensamiento del ideólogo del primer partido moderno de nuestra República.
El Texto original es:

Para concluir :




Como se generan los vientos alisios y contralisios, y sus efectos en las corrientes marinas


Como se generan los vientos alisios y contralisios, y sus efectos en las corrientes marinas

Con los esquemas que van a continuación, tratamos de mostrar cómo se generan los vientos alisios y contralisios.

Esquema 1

Corrientes de aire generadas por la rotación de la Tierra.
Al ser mayores las velocidades en el Ecuador (mayor recorrido en el mismo tiempo) las corrientes ecuatoriales son más marcadas que las de otras zonas, por lo que el proceso se inicia en esas zonas.




El esquema 1 muestra los resultados de la rotación de la Tierra (que sería de oeste a este por eso la trayectoria virtual del Sol es de Este a Oeste) En el Ecuador si bien el agua acompaña el movimiento, la atmósfera se atrasa, y salvo el rozamiento, se generan corrientes de Este a Oeste en relación al agua.

Esquema 2

En las alturas de la atmósfera el aire caliente (más liviano) tiende a irse desplazando hacia zonas más frías, que por supuesto están en los polos.




El Esquema 2 muestra los efectos en altura de las corrientes adiabáticas de calor a frío, mientras que el Esquema 3 muestra las corrientes de superficie de frío a calor.


Esquema 3

En la superficie de los mares ocurre el efecto inverso, por la tendencia de los mares a nivelar su temperatura y porque el mayor volumen del agua es a 4º C lo que presiona sobre los sectores de temperatura menor. Aparte parece haber diferencias de salinidad, derivada de estas diferencias de temperatura.


Para que se crucen las tres alternativas y del el resultado de corrientes circulares (en vertical) que indica el Esquema 4 debe haber una interferencia en las corrientes de superficie.



 Esquema 4

Corte vertical de las corrientes adiabáticas en la superficie del planeta, en superficie y altura


Esas interferencias son los continentes que cortando los flujos de superficie de Este a Oeste, al elevar las masas de aire, hacen actuar el caso del Esquema 2 y desplazan masas hacia los polos, que al irse enfriando y bajando de altura, terminan invirtiendo el curso y volviendo superficialmente hacia el Ecuador.De esto resultan los esquemas de vientos /y las corrientes marinas consecuentes) que marcan las representaciones 5 (del que no somos autores).



En todos los Océanos las corrientes ecuatoriales son inversas a la rotación de la Tierra, y viran hacia los polos al chocar con los continentes y elevarse, invirtiendo el curso al llegar a zonas frías, cerrando un círculo de giro igual al de las agujas del reloj, en el hemisferio Norte, e inverso en el hemisferio Sur. Ese efecto combinado de la llamada aceleración de Coriolis (por la rotación terrestre) y el de circulaciones adiabáticas, promueve los cursos de las corrientes marinas (nota: la llamada aceleración de Coriolis es observable en el sentido de rotación del agua al salir de una canilla o en un sumidero, con los sentidos invertidos en ambos hemisferios).
.



En consecuencia hay una corriente ecuatorial de América a Asia y Oceanía y una semipolar de sentido inverso. Lo mismo ocurre en el Atlántico y en los otros mares del planeta, salvo cuestiones puntuales.


Alguno se preguntará: ¿Y por qué hay contracorriente ecuatorial? La razón es diferente a las que generan las corrientes principales, porque las masas de agua que se desplazan en un sentido, requieren para que el nivel de los océanos se mantenga, que deba generarse una corriente contraria. Esta corriente compensa el déficit de masa de agua que no recorre el circuito completo. Si lo recorriera no existiría, porque la que llega es igual a la que sale. Y agregamos otras referencias que surgen de los esquemas. ¿Por qué se producen tifones o huracanes especialmente en el Caribe y en el norte de Oceanía?, porque no siempre al chocar con los continentes los vientos siguen cursos definidos, y aparece energía de rotación que deriva en torbellinos, y luego en tifones o huracanes. Se suman las diferencias de temperatura zonales. En el Océano Indico, al estar el continente asiático impidiendo el ciclo hacia el Norte, y produciéndose condensaciones rápidas, se descargan tormentas permanentes (los Monzones).


Para visualizar el fenómeno pensemos que si la circunferencia terrestre es de 40000 km, un punto en la superficie terrestre en el Ecuador avanza 40000 km / 24 horas = 1666 km/hora, por lo que la atmósfera no puede acompañar tal ritmo sin atrasarse, generando vientos en sentido opuesto .

jueves, 8 de diciembre de 2016

Puente Alsina


Puente Alsina 

Inauguración 26 de Noviembre de 1938


Entre 1855 y 1859, se construyeron tres puentes (dos proyectados por el arquitecto Carlos Pellegrini, padre de quien sería luego Presidente, que el agua se llevó) el que permaneció llevó el nombre de quien entonces era Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Valentín Alsina.
Era de tablero inferior con dos vigas laterales de madera en rombos, similar al Puente Barracas .



Entre 1905 y 1910, con estructura metálica donada por la luego tristemente célebre Vasena, se inaugura otro puente con dos arcos metálicos semicirculares que ya estaba obsoleto para el tránsito en 1924.


Con las obras de rectificación del Riachuelo iniciadas en 1910, se determina hacer un nuevo puente, con cabeceras neocoloniales proyectadas por el Ingeniero José Calixto Alvarez, y estructura metálica levadiza, importada de Alemania, que se inaugura el 26 de Noviembre de 1938 después de un arduo trabajo iniciado en 1935.
















poniendo fin a las inundaciones que asolaban ambas orillas como en 1911 y 1913.


Aclaramos que seguiremos llamándolo Puente Alsina, a pesar de la ley que determina su nombre como Ezequiel Demonty. Ya dijimos en otra entrada que es vergonzoso lo que ocurrió con este joven, pero también es vergonzoso que los legisladores no respeten las opiniones de quienes los eligen.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Las Vaquitas siempre fueron ajenas

Revisando las escrituras (digitalizadas en su momento por el Instituto Histórico) ubicadas en los actuales barrios de Pompeya, Parque Patricios, Barracas y Puente Alsina, observamos que mientras José Gregorio Lezama y Nicanor de Elía se repartían el actual Parque Patricios con chacras, estancias, saladeros y campos de pastoreo, Leonardo Pereyra (Iraola) era dueño de Barracas, y el importante cruce del Puente Alsina, lo disputaban entre Llavallol, Ochoa, Llambí y Cambaceres, etc. dejando para los Lanusse, Olivera, Haedo, etc. otros sectores más alejados pero siempre cercanos al curso del Riachuelo, donde descargar los ríos de sangre y embarcar las carnes saladas y luego enfriadas. 











Esto justifica el porqué se instaló el Matadero de los Corrales en esta zona en 1872, para acortar recorridos de la hacienda. Los vistos y otros apellidos notables hoy siguen siendo recordados en calles, localidades, pero sobre todo en propiedades de nuestra amada Argentina. 


En definitiva, las vaquitas (salvo para 20 apellidos ilustres) siempre fueron ajenas. (Solicito leer los comentarios en mi fb personal, porque aportan mucho a la investigación).

Carlos Enrique Pellegrini, y el noble origen de Parque Patricios

Charles Henry Pellegrini, había llegado a Buenos Aires en 1828, con sus títulos de Ingeniero y Arquitecto de la Escuela Politécnica de París. 

Su breve paso por la Dirección de Ingenieros Hidráulicos concluyó en 1829, y debió dedicarse a los retratos y acuarelas, para sobrevivir. Lo hizo tan bien que sus acuarelas son las mejores imágenes de aquel Buenos Aires y ganó buen dinero que le permitió luego desarrollar su profesión. Su proyecto de Aduana semicircular, si bien no fue el definitivo, sirvió de base al posterior de Taylor; proyectó y construyó el primer Teatro Colón, frente a Plaza de Mayo, pero sus intentos de producir obras en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, habían fracasado con los dos puentes que entre 1856 y 1857, se había llevado el Riachuelo. Pero iba a tener su revancha. 

Gran conocedor del ambiente de los mataderos que había reflejado en acuarelas como la que se observa; en 1869 desarrolla el proyecto de Matadero para el sitio donde ya funcionaban los Corrales del Sur. 

El detalle de su memoria no deja lugar a dudas de que es el autor del proyecto y presupuesto del Matadero que sería núcleo poblador de Parque de los Patricios, aunque debió esperar el brote de fiebre amarilla de 1871, para que se concretaran las obras, inauguradas el 11 de noviembre de 1872. 

Hemos escaneado con alta fidelidad los textos para que puedan ampliar y copiar el exhaustivo informe de quien fuera padre del Presidente de la República entre 1890 y 1892. Agregamos nuestra infografía del Matadero de los Corrales, en plena actividad.













Como primer detalle de la Memoria del Matadero hecha por Carlos Enrique Pellegrini, recién volcada, debemos decir que la conducción de agua por Caseros solicitada por el autor, se hizo efectivamente pero tuvo contratiempos. 

Enrique Puccia encontró en 1883 el pedido de una panadería sobre la calle Rioja, de usar agua de pozo, por cuanto el caño que iba al matadero (único en la zona) había sido pinchado a lo largo de Caseros y el fluido llegaba sin presión. Y fue autorizada.


Enrique García, uno de los primeros habitantes de la Casa Colectiva Valentín Alsina (Caseros y 24 de Noviembre), reporteado por nosotros con 96 años en 1998, recordaba que aún al llegar al barrio en 1916, existía un surtidor único de agua en el medio del Parque.
Como segunda apostilla a la Memoria de Pellegrini sobre el Matadero de los Corrales, diremos que sus críticas al ya previsto ramal del Ferrocarril del Oeste al Matadero para llevar las mercaderías hasta el Mercado del Oeste (actual Plaza de Miserere) en favor de la distribución por carros, fue considerada, pero como ya el ramal estaba estudiado y comprometido, se lo inaugura en 1873, para servir a la deposición de basuras por detrás del Camino al Puente Alsina, o sea a La Quema de las Basuras. 

Es decir que ese Mercado del Oeste, pasó de recibir las piezas de carne, a hacerse cargo de todas las basuras urbanas, que luego se trasladaban en siete viajes diarios. Tal cual lo previó para la carne Pellegrini, tambien fue reemplazado por los carros el tren de las Basuras, último servicio de "La Porteña".

sábado, 28 de mayo de 2016

Juego del Truco, Historia e interpretación

El Truco:

En la edad media se usaba ya el verbo en latín trocare, cuyo origen parece haber sido en principio torquere, y luego sufrió una transposición de la r pasando a troquere, y/o trocare. Su significado original de torcer, dar vuelta, se acopla al de trocar, cambiar o intercambiar cosas, de uso en el Medioevo y llegada a nuestros días. El acto de trocar es el trueque.

Siendo el trueque un sistema en uso desde la antigüedad; durante los siglos XII  a  XIV después de Cristo, sin mayor difusión de la moneda metálica, y con las fortunas reducidas a los señores, favoreció su desarrollo entre campesinos y burgueses, como medio de intercambio de bienes y productos, pero no se vió ajena a su uso, la propia nobleza ante la falta de otros recursos.

Siendo siempre subjetivo el valor de los bienes a intercambiar, definir sus valores comparativos implicaba una discusión entre ambos “trocadores” hasta el acuerdo que facilitaba el trueque.

Los juegos de naipes (nahipi en árabe) o barajas llegan a España en esa misma época introducidos desde Oriente (China e India) por los árabes. La clásica división en 4 palos de la baraja (oros, bastos, espadas y copas) si bien ya encuentran raíces en tiempos muy anteriores, caracteriza las ocupaciones de los hombres destacables de aquellos tiempos, desconociendo las labores de campo que no se consideraban de jerarquía, en:  1) si se destacaba por su fortuna (oro), 2) si eran hombres de espada (espada); 3) si eran funcionarios de la corte cuyo símbolo era el bastón (bastos); y 4) hay distintas interpretaciones de las copas que van desde el comercio hasta el arte.


En ese momento y con esos elementos nace el juego de cartas o naipes del  troque, que luego pasará a truque, y terminará en truco. [Algunas versiones lo vinculan a la expresión árabe truc, pero la existencia de palabras de origen o derivación latino-romance, eran siempre preferidas hasta como resistencia por los cristianos, y su uso llega cuando ya España está expulsando a los árabes].

Las acciones de cada mano donde cada “trocador” muestra su carta y supera o pierde en valor frente a la del oponente, recuerdan el intercambio en el trueque en este caso sobre un elemento ficcional (la carta) con un valor predeterminado (la escala de valores de cada una que se estableció). El abrir la “mano” también refiere a lo que muestra cada uno hasta ese momento en sus manos, y el ganador de una mano, abre la otra para ofrecer ahora la ventaja (como corresponde a un caballero medieval) a su contrincante. El que gana dos manos, gana el juego.

Como inicio de “cortesía” el jugador que tiene la “mano” invita al otro a comparar sus elementos de juego antes de iniciar el intercambio, ese acto que toma el verbo también latino de invitare (de in vita, introducir en su vida), que en esa derivación medieval se ha suavizado a envidare, se llama por lógica ”envido”, y el contrincante puede aceptar esa invitación y medirse , desafiar si tiene valores que considera superiores, o rechazarla y pasar al “trueque” sin más.

Como particularidad, el “envido” compara posesiones en cantidad de una línea de valores, a través de la suma de dos cartas del mismo palo, se demuestra ser rico en cantidad de oros o espadas, por acumulación de valores superando en número al contrincante (33 contra 30, por ejemplo) aunque los palos mostrados por cada uno sean diferentes.

Es una toma de posiciones de “acreditación personal” de quienes van a competir.

En el truco, que viene luego, los valores son específicos de las cartas, definidos por un órden que si bien es difícil de evaluar, tenemos algunas pistas; las dos cartas de mayor valor son el as de espadas y el as de bastos. Considerando que el término as debe derivar de aes- aeris que eran las monedas de cobre y bronce romanas y que dos de ellas representaban la espada y el basto, no parece quedarnos dudas de que hablamos de valores monetarios instalados en esa sociedad como referencia histórica superior, y como tales tomados en el juego.

Por detrás de ellos ya el órden no es tan fácil de determinar en cuanto a su origen y significado; ¿porqué los otros dos ases, quedan tan lejos en su valoración, superados por los dos y los tres?, y ¿porqué dos de los sietes se instalan solo por debajo de los dos ases mayores y los otros dos caen en el vacío numérico? son incógnitas que por ahora quedan en el rincón de los misterios, hasta que un documento inesperado, o una mente más inteligente (que la mía) logre desentrañarlas.

Curiosamente, como el desafío a “trocare” es previo a cerrar el intercambio, se prestó (como en la realidad de los trueques) a exagerar el valor de las piezas guardadas a cambiar y a la “mentira” para ganar el juego si el oponente se asusta. Se está ocultando el verdadero valor….se está “trucando” ese valor. Y coincide esa etapa de transformación de la denominación del juego de troque a truque, con el comienzo del uso de la palabra trucar por engañar o falsear un valor determinado.



Hasta qué punto los vocablos influyeron en el juego, o el juego en el sentido de los vocablos, es un tema difícil de determinar, pero está claro que su transformación fue contemporánea.

El truco ya instalado mayormente en Valencia, Castilla y Galicia, se hizo costumbre prevaleciente sobre otros juegos de cartas en Argentina, Uruguay y Paraguay ocupando también la atención en varios países americanos.

Su uso se hizo tan popular que sirve para caracterizar hasta a las personas, en una sociedad individualista donde todos queremos ser ases, y ninguno un cuatro de copas.



Manuel Vila 2016

martes, 17 de mayo de 2016

De eslavos a esclavos (y no es una cuestión semántica)

Como en casos anteriores una publicación, (y nuestra natural curiosidad) nos lleva a una investigación.
La aparición de la denominación Sclavonia en los planos de 1600 a 1700, en zona al este del Mar Adriático, por Eslavonia, donde habitaron eslavos, nos hizo pensar en la posibilidad de que ese adjetivo, por función haya generado el de esclavos, y nos metimos a investigar porque sabíamos que el sustantivo usado en tiempos romanos para esa clase social era “servus-i / serva-ae”, dado que estaban condenados a "servire" a su amo, por compra u otra forma de dominio, y no existía raíz que derivara en “esclavos”.
Y así nos fuimos enterando de que efectivamente durante la edad media, tanto los alemanes, en incursiones desde el norte como los árabes, tomaban eslavos prisioneros y los sumían en la esclavitud, siendo valorados por su cabello claro y sus ojos celestes.
Como los antiguos “servus” habían ido logrando regímenes de semilibertad en los cultivos de los señores, transformándose en siervos de la gleba, el sustantivo ya no calzaba para el régimen duro impuesto a los eslavos (que en la pronunciación germana sonaba a sclab y en la árabe de el-andalus a squelab), derivando en el adjetivo esclavos para las lenguas romances.
Los árabes de España, los usaban para cuidar sus harenes después de castrarlos, siendo Sevilla un centro usado al efecto, y Verdún, en Francia, otro.
Se relata que hasta los Papas y obispos zonales, tenían eslavos, por esclavos, sobre todo en los estados del Norte de Italia y España y Sur de Francia, Suiza y Alemania.
Por las dudas buscamos algún otro sustantivo usado en tiempos romanos que pudiera contrapesar ese origen medieval y eslavo de la palabra esclavo, y solo aparece “mancipus” de Manu-captus, o sea el que era capturado y llevado a mano por su amo, lejos de la raíz que buscamos. Cuando se liberaba de ese yugo, se “emancipaba”.
Queda entonces confirmado que el vocablo que comenzó caracterizando a una etnia como los eslavos, terminó denominando el suplicio que los mismos sufrieron, como esclavos.
Manuel Vila (2016)