miércoles, 28 de mayo de 2014

¡Qué me van a hablar de barrio....

   ¡Qué me van a hablar de barrio! Si soy de Parque Patricios






Foto 1 (Mis Viejos);
Foto 2: 10 meses, frente al parque, delante del coche de mi viejo;.
Foto 3: 2 años, en la ventana de Los Patos casi Monteagudo viejo bar donde cantaba el tango "Cualquier cosa", y me decían "El diputado Carajito" porque hablaba con mucho énfasis, y en la parte que decía "con tu artera puñalada" hacía el gesto de la puñalada (y después pasaba el platito).
Foto 4: El colectivo de mi viejo (colgado del estribo) con mi vieja sentada en el pasto, mi hermana (¡qué fuerte que estaba!) parada sobre el capot con 15 años, y yo con 5 años, al lado de mi abuelo Luciano que tiene cinta negra en la manga por la reciente muerte de mi abuela..;
Foto 5: A los 12 años con mi hermana en su Renault 6 frente al Parque y Máspero (donde ahora se hizo la obra de Foster);
Foto 6: Antes de casarme en el Parque delante de la Casita Suiza de los guardianes (hoy demolida).



Es casi imposible dejar de escribir sobre mi barrio. Lo he intentado pero no puedo....o no me dejan.Me pidieron una nota sobre la historia grande de la argentina, y no pude evitar citar la quinta donde reposó San Martín antes de su autoexilio, o aquella donde murió Tomás Espora, cansado de surcar los mares del mundo, o esa otra donde el Perito Moreno, soñaba sus viajes de fantasía.Me exigieron una sobre el tango y sus arquetipos, y recorrí con la ficción, aquellos duelos a cuchillo en las fondas cercanas al Matadero de los Corrales, donde la milonga campera se hacía ciudadana, en un revoltijo de polleras y piernas entrelazadas.Donde la policía brava debía sacar coraje para detener al Petiso Orejudo o al fugaz Villarino, pero donde luego decidía descansar,  como Chirino el verdugo de Moreyra. Me solicitaron hablar del futuro, y no pude menos que imaginarme un barrio poblado por una juventud pujante y trabajadora, virtuosa en el manejo de nuevas tecnologías, comunicada con la ciudad y el mundo, pero disfrutando al mismo tiempo de un descanso bucólico entre tipas y paraísos, mientras por debajo la tierra se allana al paso del subterráneo.Me quisieron enrostrar obras maestras de la arquitectura, pero se rindieron asombrados al recorrer los pasillos, los jardines o las terrazas del  Instituto Bernasconi; me hablaban de crecimiento demográfico y les arrojé a la cara, las estadísticas de la Maternidad Sardá.Me corrieron con la leyenda de ciertos estadios monumentales, pero los humillé con el "Oscar" del Palacio Tomás Adolfo Ducó; de hospitales modelo, y se tropezaron con el prestigio internacional del Garrahan.Me dijeron que era testarudo, y les contesté que no tanto como Genaro Giacobini, que luchó un cuarto de siglo por la existencia de un Ministerio de Salud Pública.Hasta que por fin, sonrieron burlonamente, cuando los puse en la cuenta de que según Furlong, Mendoza había fundado Buenos Aires en mi barrio._¿ Y Colón? -(me dijo alguno) ¿No habrá descubierto América en tu barrio?_ No tenemos constancia de que lo haya hecho. Quizás ese haya sido su error. Pero por las dudas, ya lo estamos investigando.Un hombre con su coraje y fantasía, bien merecído tenía, haber pasado parte de su tiempo por Parque de los Patricios.



(esta prosa la escribimos hace tres años, parafraseando una expresión de Antonio Mohamed referida a Huracán, y nosotros quisimos hacer nuestro homenaje a Parque Patricios

Ing. Manuel Vila
Presidente del Foro de la Memoria de Parque de los Patricios
Presidente de la Junta de Estudios Históricos de Parque de los Patricios