jueves, 18 de febrero de 2010

Esthercita-Milonguita



Esthercita-Milonguita
¿Realidad o fantasía?





El Origen

En 1920, La Avenida Chiclana, nacía en el sur profundo de la urbe, para intentar luego en una desesperada pretensión, llegar en diagonal hasta el centro real y mitológico de la gran ciudad.
Desde una zanja que prolongaba la Calle de la Arena, que llevaría luego el nombre de Avenida Fernandez de la Cruz, intransitable por entonces, más allá de Centenera, la avenida se tendía, a través del naciente Boedo, el viejo Parque de los Patricios, y el histórico San Cristobal, hasta perderse en la trama urbana.
Algún proyecto olvidado, pretendía transformarla en Diagonal Sur y extenderla hasta la propia Plaza de Mayo.
Quizás, en ese intento vano por arañar las "luces del centro", se inspira Samuel Linning para generar la historia de Esthercita "la pebeta más linda’e Chiclana", que se transforma en Milonguita "flor de fango y de placer, flor de lujo y cabaret".
La experiencia exitosa de incluir un tango en un sainete, inaugurada por Ezequiel Soria en "Justicia Criolla" en 1897, ya había sido tomada por numerosas producciones previas, y cuando la compañía Vittone-Pomar, encara el sainete "Delikatessen Haus" en 1920, comisiona a Samuel Linning, (a la sazón coautor del guión junto a Weisbach) a incluir un tango, para ser cantado por María Esther Podestá de Pomar.
Cuenta Francisco García Jiménez en "Así nacieron los tangos" editado en 1965, que en una recorrida de Linning con Delfino por Chiclana, a la altura de Deán Funes, la mirada de una hermosa muchacha desde una puerta ubicada junto a un corralón, inspiró el siguiente diálogo:
Linning _Mirá esa Milonguita...
Delfino _Ya tiene nombre el tango.
El propio Delfino, autor de la música, en un reportaje de 1948 confirma el recorrido, y de ser cierta tal afirmación, estaría indicando, primero la preexistencia del uso del término Milonguita, para la piba linda de barrio, que los hombres imaginan con destino de cabaret, y segundo, que el nombre de Esthercita, no tiene base en la realidad, sino en el presumible homenaje a María Esther Podestá de Pomar a quien está dedicada la partitura original, y que fuera quién lo cantara por primera vez, al estrenar el sainete en el Teatro Opera el 12 de Mayo de 1920.
Otros tangos que luego citaremos referentes al tema, hablan de María Esther, con la misma frecuencia que de Esther.
Lo cierto es que si bien la obra teatral pasa desapercibida, el tango Milonguita tiene un éxito fulgurante, que hace que Gardel lo grabe para Odeón en el mismo 1920, y la cupletista Raquel Meller deba incluirlo con gran suceso en su actuación en el Opera, en el mismo año, luego de cesar la obra de Vittone-Pomar.

El Mito

¿Qué eventos se desencadenan a partir del éxito del tango? Que cada piba de Chiclana de nombre Esther, y cada habitante de los cabarets con el mismo nombre, sea asociada con Milonguita, y por ende bautizada como tal, relacionándolas con el comienzo o el final de la historia de Linning.
Así emergen con igual autenticidad, las Esthercitas o Milonguitas que algunos como el Malevo Muñoz afirman haber conocido en el Royal Pigall, o la piba Esther Torres de Chiclana 3051 o María Esther Dalto, de Chiclana 3148, por las que se derramaron litros de tinta de imprenta. Nada nos permite ligar (hasta ahora) la vida de barrio pobre, de Torres o Dalto con los "festines" del Royal Pigall, pero un suceso ocurre a fines del año 20 que introduce el final romántico, y abre las fantasías de quienes buscan un único personaje.
A los quince años, muere en su casa de Chiclana 3148 víctima de meningitis, María Esther Dalto, según lo documenta la partida de defunción del Doctor Genaro Giacobini, extendida el 11 de Diciembre de 1920.
Y para el barrio todo, que ya la llamaba así, "murió Milonguita".
La hija del Doctor Giacobini (nacida en Julio de ese año, y que aún vive) duda por la edad que Dalto pudiera ser la Milonguita del tango, con la misma certeza con que Orialis, vecina entonces de Loria y Chiclana y diez años mayor que ella, lo afirmara ante nosotros, en 1998.
Recordaba Orialis a un hermano de Esthercita, de profesión enfermero, y su gesto al recordar su muerte era el de renovada tristeza por la joven vecinita fallecida.
Otros autores han recogido similares recuerdos de otros testigos.
 

El después, y una nueva visión de Chiclana.

No hay duda, de que fuera Dalto o no Milonguita, su muerte brinda un final romántico a la historia, que el pueblo toma y asume, cruzando desde entonces la historia ficcional con la real.
Así, en 1921, Canaro musicaliza una letra de Bonatti, que cantará Corsini, con el nombre de "La Muerte de Milonguita" donde después de aclarar que "Milonguita del mundo se fue" llama a su heroína dos veces Esthercita, y una vez, María Esther, y llora su muerte.
Enrique Cadícamo en "Santa Milonguita" la hunde en la miseria, y habla de ella en pretérito; Julio De Caro y Gomila en "Chiclana" la reviven, y la hacen cantar y taconear por Chiclana. Por último en "Sos de Chiclana" a una piba que desde Chiclana llegó tan lejos que se va a París con su gigoló, el autor le recuerda que es "hermana entera de aquella Esther a quien los hombres trataron tan mal" y que cuando desfile en París "la muchachada reconocerá su origen en Chiclana".
Y con estas últimas letras, nace una posible nueva versión de las andanzas de Esthercita, ya que Chiclana entre 1900 y 1930, conservaba aún muchos tugurios y fondas con actividad prostibularia encubierta, por su antigua cercanía a los Mataderos y Corrales de Abasto en el actual Parque de los Patricios.
El tango de Anselmo Aietta y José Ferreyra incluido en la película del mismo Ferreyra de 1927 era "Muchachitas de Chiclana", título por demás sugerente, y su texto le dice a la nueva Milonguita: "Muchachita... no dejés tu callecita, que las grelas y los reos te han nombrado princesita. Princesita....princesita de los chorros, tu reinado es el tugurio, tu castillo es el cotorro más fulero del suburbio". O sea que los muchachos se quejaban por el cambio de barrio y no de profesión.
¿Y qué dice al respecto el propio Linning?
Como queriendo adueñarse del éxito del tango, que ya golpea a toda la ciudad, escribe el guión de un nuevo sainete al que llama directamente "Milonguita" y que estrena en el Teatro Nacional el 25 de Agosto de 1922, con Manuelita Poli, que estrena "Melenita de oro" pero donde también canta sobre el final "Milonguita" aunque el tono trágico de la trama, la obliga a recitar más que cantar.
Y allí también el propio Linning ubica a Esther y una hermana en una casa de Chiclana con piezas a un patio y cantina al frente, con una "madama" entregadora y una "troupe" de personajes tratando de pescar "niñas" para el cabaret. Como sostén de los quince años de María Esther Dalto al morir, la Esther de la obra abraza una muñeca mientras se deja arrastrar a su trágico destino. A pesar de la trama, Linning la salva al final, desde un amor que parecería abrir camino a una vida mejor, o a un segundo sainete.
En 1922 al llevarse al cine la historia, con dirección de José Bustamante y producción de la Casa Federico Valle, interpretada por Ignacio Corsini (que curiosamente nunca cantó Milonguita) la actriz protagonista se llamaría curiosa o intencionalmente María Esther Lerena, y sería un éxito en seis actos, con un final que pareció dar crédito a la teoría de Dalto.
Era como si el mito popular se hubiera deglutido al personaje. La rápida desaparición de Samuel Linning, en 1925, casi copiando la muerte de Dalto, pero sometido por la tisis; iba a ser otra mueca siniestra del destino, recordando a aquella pobre muchachita de Chiclana, y con él se irían las certezas del origen de su musa inspiradora.

Manuel Vila

Bibliografía y material de consulta

Milonguita, S. Linning. Rev. Bambalinas, pieza en dos cuadros . 1922
Así nacieron los tangos, Ed. Losada . 10/12/65 Francisco García Jiménez
Perfiles biográficos. Ed. De la Plaza. Montev. 67. Horacio Loriente
Tango y Milonguita. , Ed. Rep. San Telmo. 27/6/72 José Barcia y José Gobello
El mito de Milonguita , D. Clarín 19/10/75 . León Benarós.
Comunicaciones Academia Porteña de Lunfardo
No 114. 8/6/66 Ricardo Llanes: Ubicación de Milonguita
No 132 16/10/66 Juan Carlos Etcheverrigaray: La Muerte de Milonguita
No 698 22/10/75. Ricardo Llanes. Otra vez Milonguita
No 701 8/12/75 Roberto Selles La Muerte de Milonguita
Partituras
Milonguita De S. Linning y E. Delfino. 1920
La muerte de Milonguita de Bonatti y F. Canaro. 1921
Santa Milonguita de E. Cadícamo
Sos de Chiclana
Chiclana de Julio De Caro y M. Gomila
Muchachitas de Chiclana de A. Aietta y José A. Ferreyra. 1926

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. YO NACI EN PAVON Y CHICLANA (DONDE EMPIEZA) A UNA CUADRA DE CHICLANA Y DEAN FUNES. CUANDO ERA CHICALA CALLE ERA EMPEDRADO CON UN BOULEVARD EN EL MEDIO POR DONDE PASABA EL TRANVIA 8 QUE VENIA DESDE PUENTE URIURU Y DOBLABA EN GARAY PARA IR HASTA RETIRO. CON EL TIEMO DESAPARECIO EL TRANVIA, EL BOULEVARD Y EL EMPEDRADO. HASTA SE PERDIO EL ENCANTO DEL BARRIO. QUE LINDOS RECURDOS DE MI NIÑEZ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Carlos Alberto, mi viejo cuando yo tenía 6 años trabajaba de chofer en la 403 hoy 143 que con los Isotta-Fraschini que venían de la guerra, recoorría el adoquinado de garay y luego Chiclana. Colado en el lateral lo acompañaba y veía como debía estirarse para cobrar y dar los boletos, porque había una cañonera en el medio. Y no olvido el monumento a Florencio Sanchez, en medio de ese boulevard. Pasó por el Teatro San Martín y ahora está en la placita de Chiclana y Pavón. Como verás también mi historia anduvo rondando tu esquina, como el tango. Abrazo.

      Eliminar